Un arma letal para prevenir y tratar el cáncer: Actividad física global y dinámica


Conocer al enemigo para derrotarlo

Antes de actuar frente al enemigo, el cáncer, debemos conocer su proceso, las causas y sus puntos débiles. Así estaremos preparados para una posible lucha o en el caso de los más desafortunados, trataremos de reclutar un gran ejército para ganar la batalla.

El cáncer es un término genérico, amplio, que no hace referencia a una enfermedad, sino a un conjunto que abarca cientos o incluso aqadmiles de enfermedades caracterizadas por un crecimiento celular incontrolado como resultado de un cambio en la información genética de las células. Las células son las unidades básicas del organismo, que se agrupan para formar sucesivamente tejidos, órganos y aparatos. Las células crecen y se dividen a través del proceso conocido como ciclo celular. Su comportamiento y sus vidas son controlados por instrucciones genéticas presentes en su núcleo. Estas instrucciones informan a la célula de cómo crecer, reproducirse y morir (apoptosis) (WCRF/AICR, 2007). Cuando un grupo de células del organismo crece fuera de control y forma una masa, se origina un tumor o cáncer. Es el proceso denominado carcinogénesis. Los tumores benignos crecen y se desarrollan solamente en el sitio donde se producen sin capacidad de invadir y destruir otros órganos. Los tumores malignos o cancerosos se expanden por dos mecanismos principales: invasión (penetración directa en los tejidos circundantes) (Hardman & Stensel, 2009) y metástasis (crecimiento a distancia) (Herrero & Pérez, 2011; Irwin, 2012). Una de las características comunes de la mayoría de los cánceres es la reducción del número de leucocitos y el debilitamiento del sistema inmunológico, quedando el organismo más expuesto a otro tipo de infecciones y con un ejército muy debilitado en cantidad y calidad, por lo que los invasores van ganando terreno. El organismo se encuentra en un estado de inflamación y acidosis extracelular (pH bajo). Las células cancerígenas no necesitan oxígeno para vivir (hipoxia), se alimentan de glucosa y crean pequeños vasos sanguíneos para conseguir sus nutrientes (angiogénesis).

Entre el 5-10% de todos los cánceres son el resultado de mutaciones genéticas heredadas asociados con el cáncer, pero la mayoría son resultado de alteraciones celulares producidas a lo largo del tiempo. Las causas de estas alteraciones pueden ser endógenas (internas) o exógenas (ambientales). Los alimentos, la nutrición y la AF son factores ambientales importantes en el desarrollo del cáncer (WCRF/AICR, 2007). Las mutaciones pueden surgir por casualidad cuando una célula se está reproduciendo, pero normalmente la célula se auto-destruye o son eliminadas una vez que el sistema inmune las ha detectado. De esta manera, la mayoría de las células cancerígenas mueren antes de propagarse y causar la enfermedad y solamente unas pocas consiguen desarrollarse y llegar a provocar cáncer. Es más, la carcinogénesis aparece cuando se acumulan errores en el código genético celular, y puede pasar mucho tiempo hasta que una célula se convierte en cancerígena (esta es la causa por la que la mayoría de los cánceres se detectan en la edad adulta).

Esta enfermedad es un problema de salud mundial (Organización Mundial de la Salud, 2010). De hecho, el cáncer es la causa primaria de muerte en países desarrollados y segunda en países en desarrollo (Jemal et al., 2011). En España, 1 de cada 3 varones y 1 de cada 4 mujeres padecerán cáncer a lo largo de su vida y representa la causa primaria de defunciones entre los varones y la segunda entre las mujeres, superado únicamente por enfermedades del corazón (Sociedad Española de Oncología Médica, 2011).

Causas y factores de riesgo

cancerEl cáncer es un grupo de enfermedades multifactorial. Los factores externos serían responsables del 90% de los cánceres (OMS, 2010). De ellos, los relacionados con el estilo de vida son de gran importancia: el tabaquismo, la dieta inadecuada y la ausencia de ejercicio (nuestra configuración genética está preparada para ser activos dentro de una sociedad cada vez más inactiva)

Además de los relacionados con el estilo de vida, otros agentes externos son de carácter químico (productos industriales: asbesto, benceno, gas radón, naftilaminas, cloruro de vinilo etc.), físicos (radiaciones) y biológicos (virus del papiloma humano, hepatitis B, Helicobacter pylori). Solo entre un 20-25% de todos los cánceres parecen estar originados por mutaciones espontáneas de los genes (estrés oxidativo, la inflamación crónica y ciertas hormonas) y por otros factores externos no identificados, mientras que tan solo entre el 5-10%de los cánceres se relacionan a factores hereditarios (Herrero & Pérez, 2011).

 

 

Tanto la propia enfermedad como los tratamientos (cirugía, quimio, radio, terapias hormonales, dirigidas…) y sus efectos secundarios producen una reducción de actividad física significativa, la capacidad funcional y cardiopulmonar (30-50% menor que las personas sanas) se ve reducida, aumenta el dolor, fatiga, se producen cambios desfavorables a nivel cardiovascular, endocrino y gastrointestinal. Se reduce la masa (caquexia es la pérdida drástica de masa muscular y se da en un 60% de los enfermos de cáncer. Es causa del 20% de las muertes) y fuerza muscular dándose un aumento del tejido adiposo. En definitiva disminuye la calidad de vida de los enfermos de cáncer.

Prevención del cáncer mediante un estilo de vida activo

La inactividad física ha sido identificada como la cuarta causa principal de riesgo de mortalidad global (6% de las muertes). El sobrepeso y la obesidad también suponen un 5% de las causas de muerte. Los niveles de inactividad física se están incrementando en muchos países con unas graves consecuencias en la salud general de la población especialmente en la prevalencia de enfermedades no-transmisibles (enfermedades CV, diabetes, cáncer y los factores de riesgo CV (aumento en la presión sanguínea, glucosa y sobrepeso) (OMS, 2010).

Asociaciones como el “World Cancer Research Fund” y “American Institute of Cancer Research” (WCRF/AICR, 2007) afirman que la dieta y la actividad física (AF junto al tabaquismo son los principales determinantes de riesgo de cáncer, sugiriendo que aproximadamente uno de cada tres casos podrían ser atribuidos a hábitos dietéticos inadecuados, a la inactividad física y al sobrepeso-obesidad, mientras que otro tercio podría ser atribuido al tabaquismo.

El WCRF/AICR (2007) añade que además de mantener un estilo de vida activo, manteniendo una masa corporal estable y una dieta equilibrada se podrían reducir en un 60-70% los cánceres de endometrio, esófago, boca, laringe y faringe, en un 50% los cánceres de estómago y colorrectales y por encima del 30% de los cánceres de mama y pulmón.

Las siguientes 14 directrices has sido establecidas por el Instituto Americano de Investigación sobre el Cáncer y la Asociación Mundial de Investigación sobre el Cáncer:

1)      Mantener una masa corporal adecuada sin llegar a rangos de sobrepeso ni peso insuficiente.

2)      Ser físicamente activo al menos 30 minutos diarios (Acumular al menos 150 minutos semanales de actividad física moderada o 75 minutos semanales de actividad física vigorosa, o bien una combinación de ambos. La evidencia sugiere que mayor participación de AF proporciona mayores beneficios )

3) Realizar ejercicios de fuerza muscular al menos 2 veces a la semana

4)      Evitar bebidas azucaradas y limitar el consumo de alimentos muy calóricos (particularmente alimentos procesados con alto contenido de azúcar añadido, bajos en fibra o alto en grasas).

5)      No fumar ni mascar tabaco.

6)      Comer variedad de vegetales, frutas, granos enteros y legumbres.

7)      Limitar el consumo de carnes rojas (carne de res, cerdo, cordero) y evitar las carnes procesadas (jamón, bacon, salami, salchichas).

8)      Si no es posible eliminarlo totalmente, al menos limitar las bebidas alcohólicas diarias a 2 para los hombres y 1 para las mujeres.

9)      Limitar el consumo de sal y alimentos procesados con sal.

10)      No utilizar suplementos para protegerse contra el cáncer.

11)   Es mejor para las madres amamantar al niño exclusivamente durante 6 meses y después añadir otros alimentos.

12) Evitar la contaminación medioambiental y productos químicos peligrosos

13) Vacunación para evitar hepatitis B, helicobacter pilori.

14) Toma solo con moderación para evitar cánceres de piel

Beneficios de la Actividad Física en enfermos de cáncer

afasLa AF tiene unos grandes beneficios psicológicos y fisiológicos y puede ejercer un papel importante como estrategia para mejorar la CdV y evitar o retrasar la aparición de otras enfermedades (enfermedad arterial coronaria, hipertensión, diabetes mellitus, osteoporosis, obesidad, depresión etc.) en SC, contribuyendo de forma muy positiva a su supervivencia (Herrero & Pérez, 2011).  La evidencia existente sugiere que el ejercicio aparte de ser seguro y factible durante el tratamiento, puede mejorar el funcionamiento físico, alteraciones hormonales, el sistema inmunológico, CV y hematológico, los efectos adversos del tratamiento como la salud ósea, atrofia muscular, fatiga y múltiples aspectos de la CdV, aumentando la supervivencia (Irwin, 2012; Mishra et al., 2012).

Al menos 20 estudios prospectivos han demostrado que los SC físicamente activos tienen un menor riesgo de recurrencias de cáncer y aumentan la supervivencia, retrasando la mortalidad por cualquier causa en comparación con los inactivos.

Los efectos beneficiosos de la AF en el SC podrían ser mediados en gran parte por una disminución de la grasa corporal, cambios beneficiosos en hormonas metabólicas (insulina) y sexuales (andrógenos y estrógenos), factores de crecimiento (factor de crecimiento insulínico tipo-I y IGFBP-3), adipoquinas (leptinas, adiponectinas) y/o inflamación (proteína C-reactiva) (Irwin, 2013).

La evidencia científica ha demostrado que altos niveles de insulina incrementan fuertemente el riesgo de recurrencia y muerte por cáncer de mama, entre otros. Una disminución del 25% en los niveles de insulina podría mejorar la supervivencia en un 5%. Se ha demostrado que 120min/semanales de paseo ligero durante 6 meses reducen en un 21% los niveles de insulina, sin mostrar un descenso significativo en la masa corporal ni grasa corporal. Los efectos aún son mayores (-28% niveles de insulina) con programas de EF combinando el trabajo cardiorespiratorio (90min/s) con el de fuerza (2d/s) (Irwin, 2013).

En las siguientes tablas se resumen los beneficios y efectos favorables de la actividad física sobre diferentes tipos de cáncer.

sjs

prev

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un punto de vista global y dinámico, combinando diferentes actividades para tratar la enfermedad

Debido a la diversidad de cánceres, fases de la enfermedad, tratamientos y necesidades individuales que van cambiando en el continuum de la enfermedad, el tipo y dosis de actividad física deberá variar en este largo proceso. Durante la fase de tratamiento los programas de ejercicio físico combinados (cardiorespiratorio + fuerza) han reducido el número de sesiones de quimioterapia, han mejorado la calidad de vida y los parámetros fisiológicos, por lo que cuanto antes comience el paciente a hacer ejercicio, mayor será el beneficio.

La combinación de programas de entrenamiento cardiorespiratorios y de fuerza han demostrado mayores beneficios en calidad de vida, bienestar emocional, capacidad cardiopulmonar, masa y fuerza muscular, funcionalidad y composición corporal en comparación a una de las actividades por si sola. Además, en personas mayores, el consumo de oxígeno pico es altamente dependiente de la cantidad de masa muscular, debido a que estos utilizan oxígeno para producir energía y realizar la contracción muscular. Además debido a la sarcopenia y caquexia conforme avanza la edad, el ejercicio de FUERZA es imprescindible.

Imagen2

 

Erreka Gil (Personal Trainer Naturalium)

American College of Sports Medicine (2013). ACSM´s Guidelines for exercise testing and prescription. 9th ed. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins.

American Cancer Society. Cancer basics. (http//www.cancer.org).

Courneya, K. S., Segal, R. J., Mackey, J. R., Gelmon, K., Reid, R. D., Friedenreich, C. M., … & McKenzie, D. C. (2007). Effects of aerobic and resistance exercise in breast cancer patients receiving adjuvant chemotherapy: a multicenter randomized controlled trial. Journal of Clinical Oncology25(28), 4396–4404.

Garber, C. E., Blissmer, B., Deschenes, M. R., Franklin, B. A., Lamonte, M. J., Lee, I. M., … & Swain, D. P. (2011). American College of Sports Medicine position stand. Quantity and quality of exercise for developing and maintaining cardiorespiratory, musculoskeletal, and neuromotor fitness in apparently healthy adults: guidance for prescribing exercise. Medicine & Science in Sports & Exercise43(7), 1334–1359.

Herrero, F. & Pérez, M. (2011). Actividad física y cáncer. En Casajús, J. A. & Vicente-Rodriguez, G. (Eds.), Ejercicio físico y salud en poblaciones especiales. Exernet (pp. 387–410). Madrid: Colección ICD 58.

Herrero, F., San Juan, A. F., Fleck, S. J., Balmer, J., Perez, M., Canete, S., … & Lucia, A. (2005). Combined aerobic and resistance training in breast cancer survivors: a randomized, controlled pilot trial. International Journal of Sports Medicine27(7), 573–580.

Irwin, M. L. (2012). ACSM´s guide to exercise and cancer survivorship. USA: ACSM.

Irwin, M. L. (2013). Benefits of aerobic and resistance training for cancer survivors. In Ullrich, C. M., Steindorf, K., & Berger, N. A. (Eds.). Exercise, Energy Balance, and Cancer (pp, 199–214). New York, NY: Springer Sciences+Business Media.

Schmitz, K. H., Courneya, K. S., Matthews, C., Demark-Wahnefried, W., Galvao, D. A., Pinto, B. M., … & Schwartz, A. L. (2010). American College of Sports Medicine roundtable on exercise guidelines for cancer survivors. Medicine & Science in Sports & Exercise, 42(7), 1409–1426.

World Cancer Research Fund/American Institute for Cancer Research (2007). Food, Nutri- tion, Physical Activity, and the Prevention of Cancer: A Global Perspective. Washing- ton, DC: AICR.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s