Nutrición y cáncer. Parte II – Dieta Anti-Cáncer


1/3 de los casos de cáncer podrían prevenirse por medio de hábitos alimentarios adecuados, actividad física regular y manteniendo un peso en rangos saludables (evitar sobrepeso/obesidad). Otro 1/3 de los casos han sido atribuidos al tabaquismo (World Cancer Research Fundation / American Institute for Cancer Research, 2007). En general la mortalidad por cáncer es un 24-30% menor en adultos con mayor adherencia a las guías de nutrición y la mortalidad por cualquier causa es un 15-43% menor (Demark-Wahnefried et al., 2015).

Este post muestra un “modelo” o “patrón” de dieta basado en la evidencia recogida en el “post” anterior con el fín de proporcionar unos hábitos alimenticios sencillos que ayuden a la persona a prevenir el cáncer o a la persona que tiene cáncer a combatirlo y reducir ese riesgo de mortalidad por medio de los efectos beneficiosos de los alimentos.

El número de ingestas diarias y las calorías totales, así como la distribución de los macronutrientes dependerá del tipo de cáncer, efectos secundarios del tratamiento, patrón alimentario previo, composición corporal, actividad física diaria etc., por lo que la siguiente dieta es un modelo genérico que deberá adaptarse a las características de la persona.

Desayunos

Dieta con un alto contenido en agua y fibra que favorezca el tránsito intestinal ya que el sistema inmune a primeras horas de la mañana (8:00-12:00) presenta su menor activación y un largo periodo de tránsito intestinal favorece al desarrollo del tumor y carcinógenos. Las frutas, frutos secos, cereales integrales y tés serán los pilares fundamentales debido a su alto contenido en fibra, vitaminas, minerales y fitoquímicos.

Recomendable hacer ejercicio físico a baja-moderada intensidad por la mañana

Tostadas y cereales integrales

  • Tostadas de pan integral (trigo, centeno, soja…) con aceite de oliva o de canola y tomate natural
  • Tostadas de queso fresco con nueces, avellanas, almendras o semillas de lino
  • Yogurt con cereales integrales, semillas de lino, trozos de plátano, nueces y chocolate negro
  • Tostadas con guacamole (aguacate, tomate, cebolleta, limón, cilantro y vino de jerez)
  • Pantumaca (tostadas con jamón serrano, aceite de oliva y tomate. Se puede añadir sardinas)

Fruta

  • Yogurt con trozos de fresas y plátano
  • Zumo de naranja y limón y/o de pomelo
  • Zumo de manzana con zanahoria y limón
  • Kiwi
  • Manzana
  • Naranja
  • Zumo de naranja con trocitos de fresas
  • Macedonia de frutas

Te – Infusiones

  • Té negro con canela
  • Té de jengibre y limón
  • Té blanco

Comidas

Dieta basada en alimentos de origen vegetal anti-inflamatorios para aumentar la actividad del sistema inmune. El sistema inmune muestra su pico de activación en sangre (leucocitos, macrófagos…) por la noche y menor activación durante el día (8:00-12:00). Por lo tanto, parece que los tumores podrían desarrollarse más durante el día que es cuando los niveles de cortisol, epinefrina, norepinefrina y citoquinas pro-inflamatorias (TNF, interleuquinas) muestran su pico de activación (Scheiermann, Kunisaki, & Frenette, 2013).

El objetivo de la comida será por tanto reducir esa inflamación producida y evitar el crecimiento del tumor cortándole el grifo de alimentos que favorezcan a su crecimiento (acidez, IG, glucosa y en especial el azúcar blanco, carnes rojas y procesadas, alcohol, sal…). Para ello, se retrasa la comida hasta las 15:00 – 15:30 cuando el sistema inmune está un poco más activo y se aprovecha para hacer ejercicio a intensidad suave-moderada previo a la comida (30-45min caminar, natación…) que ayuda a mejorar el sistema inmune, reduce la inflamación y desvía la glucosa al músculo en vez de al tumor.

Primer plato

  • Ensalada variada (lechuga, cebolla, aguacate, remolacha natural, zanahoria, manzana, levadura de cerveza, semillas de lino o sésamo, atún)
  • Escarola con ajo y granada
  • Tomate con ajo, aceite de oliva y orégano o albahaca (también con queso de cabra)
  • Brócoli, pella o berza con aceite de oliva
  • Menestra de verduras (alubia verde, patata, zanahoria, acelga, brócoli, puerro, ajo…)
  • Macarrones o espaguetis integrales con verduras, espinacas y orégano
  • Arroz integral con verduras y algas

Segundo plato

  • Pollo de corral con verduras salteadas (pimiento, setas, ciruelas, cebolla, ajo, limón) y curry
  • Pochas con verduras y almejas
  • Ajoarriero
  • Cuscús o quínoa con verduras
  • Lentejas, garbanzos o soja con verduras (zanahoria, pimiento, cebolla, puerro…)
  • Arroz meloso de sepia, chipirones, ajo, perejil y azafrán
  • Pollo o conejo con champiñones y romero
  • Salmón salvaje con salsa de berros y aros de cebolla

Postre

Fruta

  • Manzana, Pera
  • Mandarina, naranja
  • Kiwi, uvas
  • Piña, mango
  • Macedonia
  • Frutas del bosque (fresas, frambuesas, arándanos, moras, cerezas)
  • Frutas de hueso (melocotón, albaricoque, ciruelas)

  • Té verde
  • Té de jengibre y limón

Cenas

En este momento el sistema inmune presenta mayor actividad contribuyendo a la eliminación de potentes carcinógenos, daños en el ADN y frenando el desarrollo del tumor o reduciéndolo.  Dieta con alimentos variados, aportando tanto hidratos de carbono (preferentemente alimentos de origen vegetal con bajo IG y ricos en fibra, vitaminas y minerales), como proteínas (legumbre, pescado o carne) y grasas (sobre todo polinsaturadas con una proporción favorable de Omega-3 respecto a los Omega-6). Menor ingesta calórica que en la comida.

Buen momento para hacer ejercicio físico a mayor intensidad hacia el atardecer

Primer plato

  • Puré de calabacín, cebolla, puerro y apio
  • Puré de zanahoria, calabaza y patata
  • Menestra de verduras
  • Alubia verde con zanahoria, puerro, cebolla y patatas
  • Guisantes con jamón y ajo
  • Sopa de verduras
  • Ensalada variada o escarola con granada y ajo
  • Tomate con ajo, aceite de oliva y orégano o albahaca (también con queso de cabra)
  • Ensalada de espinacas, mango y piñones tostados con zumo de limón y aceite de oliva
  • Brócoli cocido con aceite de oliva
  • Espárragos con aceite y ajo
  • Pepino con aceite de oliva y ajo

Segundo plato

  • Tortilla francesa (huevos de corral), huevo pasado por agua
  • Tortilla de setas u hongos
  • Verdel con setas y boniato
  • Pisto (huevo hecho en agua hirviendo con revuelto de verduras pochadas)
  • Mejillones con tomate
  • Sopa de pescado
  • Salmón salvaje, arenque, caballa, sardina, anchoa (alto contenido en Omega-3) con ajos
  • Bacalao con espinacas y ajos
  • Rape con ensalada de nabo y mango con vinagreta de naranja y jengibre
  • Calabacín o berenjena rellena de verduras y carne ecológica

Postre

Fruta

  • Manzana, Pera
  • Kiwi
  • Mandarina
  • Uvas
  • Mango, fresas

Infusión

  • Manzanilla
  • Poleo menta
  • Agua caliente con zumo de limón y miel

Snacks – (Almuerzo – Merienda)

Sobre todo frutas o alguna infusión-té que reduzcan la infamación y los niveles hormonales y presentan una baja carga glucémica.

  • Tostadas de pan con aceite de oliva o de canola (también pantumaca a con guacamole)
  • Semillas de lino o bayas de goji
  • Pan integral con frutos secos
  • Manzana
  • Plátano
  • Piña (también piña con chocolate negro ecológico fundido)
  • Pomelo, papaya
  • Kiwi
  • Mandarinas
  • Naranja
  • Macedonia de frutas
  • Zumo de manzana con zanahoria y limón
  • Batidos de frutas (con agua o leche de soja)
  • Fresas o frutos rojos (arándanos, frambuesas, moras, cerezas)
  • Frutas de hueso (melocotón, albaricoque, ciruelas)
  • Uva y/o moscatel (verde o morada)
  • Melón, sandía, cantalupo

Alimentos a eliminar de la dieta

Son alimentos que favorecen a la creación de tumores, dañan el ADN y producen mutaciones y favorecen el desarrollo del tumor por medio de infamación, acidez y glucemia (las células tumorales además de oxidar oxígeno, producen ácido láctico de la glucosa por medio de la glucolisis aun en presencia de oxígeno, mientras que las células normales en presencia de oxígeno producen energía por medio de la fosforilación oxidativa sin producir ácido láctico), aumento del nivel hormonal y reducción del sistema inmune, resistencia a la insulina…

Las personas con un patrón de dieta Americana (alta ingesta calórica, alto consumo de carne roja y procesada, hidratos de carbono simples y refinados con CG y alto contenido en azúcar, alto consumo de sodio, alcohol, comida rápida y alto consumo de grasas trans y saturadas con bajo consumo de verduras, vegetales y frutas) presentan un riesgo de mortalidad por cualquier causa de muerte 3 veces mayor (McCullought et al., 2013).

  • Carne roja y procesada (<3 porciones/semana) (Hamburgesas, tocino, bacon, cordero, cerdo, ternera, hígado, salami, salchichas). Las personas con un alto consumo de carnes rojas y procesadas antes del diagnóstico y continúan tras el diagnóstico presentan un 79% mayor riesgo de mortalidad de cáncer colorrectal. Sobre todo evitar hacerlas a la brasa o al grill y demasiado calentadas (>180º) ya que se forman carcinógenos (aminas aromáticas heterocíclicas, nitritos…).
  • Azúcar y derivados (galletas, pastas, bollería, cereales refinados, caramelos, chucherías…)
  • Patatas fritas y/o de bolsa (contienen grasas trans y acrilamida, potente carcinógeno)
  • Granos o cereales refinados (cereales, pan blanco, pasta, arroz…). Tienen un alto IG y se han relacionado con diabetes, enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico y cáncer.
  • Alcohol (combinado con tabaco multiplica el efecto carcinógeno, inflamación y daño ADN)
  • Tabaco
  • Leche de vaca
  • Exceso consumo de sal refinada
  • Exceso consumo de harina refinada (sustituir el pan blanco por el integral u otros cereales)
  • Grasas trans (bollería, fritos y patatas fritas…) y grasas saturadas (mantequilla, carnes o pescados muy grasos como cordero, cerdo…).
  • Suplementos (a no ser que sea por déficit)
  • Pimienta cayena, chilly peper, pimienta negra y nuez moscada
  • Cacahuetes y maíz o trigo transgénico (contienen aflatoxinas, potente carcinógeno)
  • Margarina

Referencias Bibliográficas

Buckland, G., Agudo, A., Travier, N., Huerta, J. M., Cirera, L., Tormo, M. J.,  … Gonzalez, C. A. (2011). Adherence to the Mediterranean diet reduces mortality in the Spanish cohort of the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC-Spain). The British journal of nutrition, 106(10), 1581–91.

Deapen, D., Liu, L., Perkins, C., Bernstein, L., & Ross, R. K. (2002). Rapidly rising breast cancer incidence rates among Asian-American women. International Journal of Cancer, 99, 747–750.

Demark‐Wahnefried, W., Rogers, L. Q., Alfano, C. M., Thomson, C. A., Courneya, K. S., Meyerhardt, J. A., … & Ligibel, J. A. (2015). Practical clinical interventions for diet, physical activity, and weight control in cancer survivors.CA: a cancer journal for clinicians.

Davis, C. D., & Milner, J. A. (2010). Diet, Physical Activity and Cancer Prevention.  En Wilson et al. (Eds.), Nutrition and Health: Nutrition Guide for Physicians (pp. 379-393). Humana Press: New York, NY: humana Press.

Hardman, A. E. & Stensel, D. J. (2009). Physical activity and health. The evidence explained (second edition). Abingdon: Routledge.

Herrero, F. & Pérez, M. (2011).Actividad física y cáncer. En Casajús, J. A. & Vicente-Rodriguez, G. (Eds.), Ejercicio físico y salud en poblaciones especiales. Exernet (pp. 387–410). Madrid: Colección ICD 58.

International Agency for Cancer Research. Globocan 2012: Estimated Cancer incidence, mortality and prevalence worldwide in 2012 (http://globocan.iarc.fr)

Irwin, M. L. (2012). ACSM´s guide to exercise and cancer survivorship. USA: ACSM.

Key, T. J., Allen, N. E., Spencer, E. A., & Travis, R. C. (2002). The effect of diet on risk of cancer. The Lancet360(9336), 861-868.

Koppenol, W. H., Bounds, P. L., & Dang, C. V. (2011). Otto Warburg’s contributions to current concepts of cancer metabolism. Nature Reviews. Cancer, 11(5), 325–337.

Kushi, L. H., Doyle, C., McCullough, M., Rock, C. L., Demark‐Wahnefried, W., Bandera, E. V., … & Gansler, T. (2012). American Cancer Society guidelines on nutrition and physical activity for cancer prevention. CA: A Cancer Journal for Clinicians62(1), 30-67.

McCullough, M. L., Gapstur, S. M., Shah, R., Jacobs, E. J., & Campbell, P. T. (2013). Association between red and processed meat intake and mortality among colorectal cancer survivors. Journal of Clinical Oncology : Official Journal of the American Society of Clinical Oncology, 31, 2773–2782.

Mosby, T. T., Cosgrove, M., Sarkardei, S., Platt, K. L., & Kaina, B. (2012). Nutrition in adult and childhood cancer: Role of carcinogens and anti-carcinogens. Anticancer Research, 32, 4171–4192.

Robey, I. F. (2012). Examining the relationship between diet-induced acidosis and cancer. Nutrition & metabolism, 9(1), 72.

Rock, C. L., Doyle, C., Demark‐Wahnefried, W., Meyerhardt, J., Courneya, K. S., Schwartz, A. L., … & Gansler, T. (2012). Nutrition and physical activity guidelines for cancer survivors. CA: A Cancer Journal for Clinicians, 62(4), 242-274.

Siegel, R., Naishadham, D., & Jemal, A. (2012). Cancer statistics. CA: A Cancer Journal for Clinicians, 62, 10–29.

Vucenik, I., & Stains, J. P. (2012). Obesity and cancer risk: Evidence, mechanisms, and recommendations. Annals of the New York Academy of Sciences, 1271, 37–43.

World Cancer Research Fund / American Institute for Cancer research (2007). Food, Nutrition, Physical Activity, and the Prevention of Cancer: A Global Perspective. Washington DC: AICR.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s